lunes, 6 de julio de 2015

#HastaSiempreMilenio3 Empatía Nivel: DIOS

Ya saben la historia. Milenio 3 se despide tras 14 años en antena. Como buen "milenarista" una decisión que me duele en el alma y es que, aún teniendo a Miguel Blanco los sábados en RNE, siempre echaré de menos a Iker, a Carmen, a Santi y toda la tropa de la Nave del Misterio. Pero no es esto lo que me ronda hoy por la cabeza...

#HastaSiempreMilenio3 fue TT casi de inmediato, como para no serlo. Abundan los comentarios de enhorabuena por tantos años de buen trabajo en la Ser pero también los cabreos de gente que no entiende esta decisión. Que si peseteros, que si todo es por el contrato de exclusividad con Mediaset, etc...

Personalmente pienso que no tengo ningún derecho a quejarme, solo a agradecer y disfrutar lo que han sido todos estos años de cercanía y complicidad en el Misterio. Volviendo a los comentarios más "desagradables" de leer, ¿significa eso que provienen de una actitud desconsiderada? Sin caer en el absurdo de generalizar no tiene por qué ser esa la razón. 14 años dan para una conexión empática más que fuerte capaz de producir una reacción emocional del tipo de "Iker, no me puedes hacer esto". Cada noche del sábado, cada semana, durante 14 años. Esto es empatía nivel: Dios.

Sana o no, me la pido.
Sana o no, al mundo le vendría bien un poco más de esta empatía para enfrentarse a los problemas de la vida diaria. No creen?

domingo, 5 de julio de 2015

Somos Transhumanos. No somos mejores que los hubots (Real Humans)

MATILDA - ¿A quién se le ocurre hacerse pasar por un hubot? (...)
BETTY - Somos transhumanos. Somos iguales a los hubots, no somos mejores. Te pondré un ejemplo, si lo piensas un poco todos somos como hubots. Tu eres un biohub, tu cerebro es un ordenador orgánico... Mira ese hubot de ahí. Es uno de los esclavos, está programado para trabajar...
MATILDA - ¿Y tú no tienes un hubot?
BETTY - No puedes "tener" un hubot

Real Humans 2x02 




Lo que más me asusta de Real Humans (Äkta människor) no son los hubot sino las reflexiones que, en base a los hubot, se plantean los humanos sobre sí mismos. El concepto de wetware no es nuevo, el de Inteligencia Artificial tampoco. Pero Real Humans da un paso más en un escenario en el que la IA como elemento narrativo da paso al hombre que se ve reflejado en una encarnación robótica. Porque es ahí cuando empiezan realmente los problemas. El humano es el verdadero protagonista.

Wayward Pines. Impaciencia 2.0

Me gusta M. Night Shyamalan, en especial "El Bosque". Es decir, la obra más criticada de uno de los directores más denostados a día de hoy. Eso también me gusta: es agradable comprobar que mis gustos personales no siguen al mainstream como un corderito...

Me gusta Wayward Pines, asi de entrada sin haberla visto y sin anestesia. Historias de pueblos pequeños en los que todo el mundo esconde algo y en el que una sonrisa en plena calle oculta un oscuro drama, una terrible revelación o quién sabe qué. Y si Shyamalan es productor pues mate, donqueo, volcada o clavada doble.

Bueno, esto no es del todo cierto. Me gusta Wayward Pines, si, pero a partir del capítulo 5.


Llevamos en la espalda muchos años de cultura visual y narrativa para poder sorprender a un televidente hardcore medio solo con alusiones, misterios a medio desvelar, sugerencias narrativas y cliffhangers de medio pelo. Quizás sea cierto eso de que Internet haya cambiado nuestra forma de ver, entender y procesar el mundo. Quizás estemos en ese punto tan augurado durante los últimos años en los que "disfrutar el proceso" ya no es suficiente. Queremos saber... y queremos saber YA.

Me habría gustado ver un primer episodio doble que terminase con "la revelación" que nos hacen en el capítulo 5. Disfrutar de una entrada a ese microuniverso que es Wayward Pines de una pasada para acabar el primer día de un Matt Dillon, aún con sangre en la cara, ante la alucinante razón de su presencia en el pueblo. Me sobran muchísimo los cuatro primeros capítulos y, ya inmersos en la queja, odio a muerte el momento en el que nos arrebatan a Juliette Lewis. Pero eso es harina de otro costal.

viernes, 3 de julio de 2015

La vida no es binaria, ¿o si? (Mr. Robot)

MR. ROBOT - Dime una cosa, Elliot. ¿Eres un uno o un cero? Esa es la pregunta que tienes que hacerte a ti mismo. ¿Eres un sí o un no?, ¿vas a actuar o no?,
ELLIOT - Has estado mirando la pantalla del ordenador demasiado tiempo... La vida no es tan binaria.
MR. ROBOT - ¿No lo es?... Es cierto, hay grises. Pero cuando te acercas a su núcleo hay un uno y un cero debajo de cada elección. O haces algo o no. Si sales por esa puerta habrás decidido no hacer nada.

Mr. Robot 1X02 "ones-and-zer0es"




La insatisfacción como fuente de creación

Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
navegando en un agua de origen y ceniza. 
El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores. 
Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.
PABLO NERUDA


... y también sucede justamente lo contrario: el cansancio del movimiento que nunca termina, la agitación del ciclo que se repite de forma ininterrumpida, ese estado de alerta permanente que te embota los sentidos... Al final, el resultado es el mismo. Que sí, que sucede que también me canso de ser hombre.

No hay movimiento real sin conciencia de movimiento.
No hay conciencia sin introspección.
No hay introspección sin dolor.
Y sin dolor no hay nada.

Neruda rompía la "ilusión" de su monotonía con la rabia de su conciencia. Y digo "ilusión" porque en el alma de todo artista no existe monotonía sino el vértigo de querer ir más adentro, más rápido, más, más, más... y la insatisfacción continua de "no llegar" en un camino que nunca termina. La comparación entre la expectativa y la realidad hace a esta última más incómoda. Pero es justamente esta incomodidad permanente la que hace trascender el instinto creativo, la que permite llegar hasta donde nadie ha llegado atravesando caminos por los que nadie quiere ir.