lunes, 26 de octubre de 2015

Un ángel con ropas de mendigo

Lo más importante en la vida es la salud, me dice el viejo, te puede doler el estómago un día o tener cáncer al siguiente. Pero por mucho dinero que tengas, la salud es lo único que no puedes comprar.

Y siguió caminando... sin saber que había pasado una mañana horrible con nauseas y el ánimo por los suelos. Era un ángel con ropas de mendigo. Quizás él no lo supiera, pero lo era.


No hay comentarios:

Publicar un comentario