lunes, 9 de noviembre de 2015

Ese momento antes de despertar...

Cada mañana vivo el momento más creativo del día justo antes de despertar. Esos instantes en los que estás medio despierto, medio dormido. Aunque la ciencia aún no tiene una respuesta al por qué soñamos sí se sabe que que su ausencia tiene efectos nocivos en nuestro bienestar psicológico y los sueños están hechos de retazos de nuestro subconsciente: qué hemos vivido el día anterior, que nos preocupa, las expectativas a corto plazo, lo que hemos oído, conversaciones que hemos tenido...

Justo antes de despertar entramos en el único momento que podemos recordar al día. Imaginen, un acceso directo a nuestro subconsciente. La información sobre nuestros sueños y deseos profundos se encuentra en la palma de la mano, un segundo antes de evaporarse ... hasta la noche siguiente.

Escribir cada mañana alguna nota de lo que has soñado es una práctica tremendamente enriquecedora que nos puede hacer caer en la cuenta de cosas que, aún estando ahí, pasan desapercibidas durante el día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario