domingo, 3 de enero de 2016

El Día del Juicio Final

Camino lentamente a través de grandes avenidas. Una, dos, tres, cuatro... Sombra y luz entre una y otra. La gente corre de un lado a otro. Desorientados. Al final la luz se hace más fuerte. La luz que todo lo engulle. La luz que no es luz sino fuego. Sigo cruzando las calles y al final de cada larga avenida veo avanzar una gran columna de fuego que reduce a silencio sordo los gritos de la gente. Qué puedo hacer sino seguir caminando hacia ningún sitio mientras me pongo las gafas de sol y espero a que todo termine?

No hay comentarios:

Publicar un comentario